NUESTRA CULTURA
Search

Latinoamérica se mueve a la izquierda




Un nuevo viento sopla en América Latina. Mientras que en Estados Unidos el Partido Republicano hizo grandes avances en las elecciones congresionales en noviembre, nuestros vecinos latinoamericanos se mueven en otra dirección.


En octubre la izquierda ganó elecciones presidenciales en Uruguay, Bolivia y Brasil. En Uruguay el Frente Amplio ganó la presidencia por tercera vez consecutiva. En Brasil, Dilma Rousseff, la primera mujer en ser mandataria de su país, ha sido reelecta. El Partido de los Trabajadores gobierna a Brasil por cuarto término consecutivo.


Pero el éxito más arrollador ha sido en Bolivia, donde el presidente Evo Morales, del Movimiento al Socialismo, fue reelecto con 61% del voto. Ganó inclusive en el departamento de Santa Cruz, donde más fuerte era la oposición de la derecha.


Gracias al gobierno de Evo, Bolivia es el país latinoamericano con más divisas en relación con el producto interno bruto. La deuda pública equivalía a 80% del PIB cuando llegó al poder, y ya ha bajado a 33%. Su crecimiento económico en los últimos 9 años ha promediado en 5% anual, el más alto de América Latina. Sus masivas inversiones en sectores sociales han sacado de la pobreza a más de un millón de bolivianos (10% de la población). Su tasa de desempleo de 3.2% es la más baja de América Latina. Y todo esto con una inflación controlada, menor del 6%, y un superávit fiscal de 2.6%.


Brasil, por su parte, es una historia única. Bajo el gobierno del PT el país dejó atrás el estancamiento del neoliberalismo para convertirse en una de las diez mayores economías del mundo. En cuanto a indicadores sociales, el partido de Rousseff sacó a 40 millones de brasileños de la pobreza. Su programa para combatir el hambre y la pobreza extrema, Fome Zero, ha sido tan exitoso que su director, Jose Graziano da Silva, fue escogido por las Naciones Unidas para dirigir la Organización de Agricultura y Alimentos (FAO).


El movimiento a la izquierda se siente en toda la región. En 2013 el pueblo venezolano votó por Nicolás Maduro para que continúe la labor de su fenecido predecesor Hugo Chávez, y en Ecuador el presidente Rafael Correa fue reelecto con 57% del voto. En Centroamérica los sandinistas están en el segundo término consecutivo en la presidencia de Nicaragua, y en El Salvador el Frente Farabundo Martí, que comenzó su existencia como una guerrilla, retuvo la presidencia del país en las elecciones de febrero de 2014.


Los países de la región se están organizando bajo la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), organismo que explícitamente excluye a Estados Unidos y Canadá.


Estados Unidos está perdiendo terreno en América Latina, en el comercio y la diplomacia, a medida que los países de la región amplían su comercio y lazos políticos con China, Rusia y la India.


El Tío Sam debe acostumbrarse. Esta es una nueva América Latina.



Algunos comentaristas de la derecha se quejan de que en Latinoamérica los presidentes populistas de izquierda están alterando las constituciones de sus respectivos países para poder ser reelectos indefinidamente. Esa es una postura hipócrita. Esas mismas voces no se quejaron cuando Helmut Kohl gobernó a Alemania por 16 años, ni denunciaron a Felipe González por ser presidente de España por 14 años.

Con esto no pretendo idealizar o glorificar el giro zurdo de nuestra América Latina. Hacia el socialismo queda un largo trecho que recorrer. Y en cuanto a la protección ambiental ni hablar. Las políticas extractivistas de los gobiernos progresistas generan unos pasivos ambientales y sociales que eventualmente serán incosteables, y entorpecen los esfuerzos globales por combatir el cambio climático. El camino adelante no es nada fácil ni está exento de contradicciones. El resolver el debate sobre el extractivismo es esencial para el éxito de la revolución bolivariana hemisférica.


Publicado originalmente en Compartir es Vivir, diciembre 2014



nanomag

Cultura Común es un centro de difusión, divulgación y debate sobre los asuntos que son comunes. Porque la diferencia, la diversidad, la divergencia y la disidencia nos es común. Desde este espacio se ofrecerá una nueva perspectiva sobre la manifestación cultural puertorriqueña, sus actores, sus protagonistas, y su público. Envianos tu colaboración a info@culturacomun.com


1 thought on “Latinoamérica se mueve a la izquierda

    1. Es cuestión de tiempo y de esfuerzo educativo, la gente en nuestro país le teme a lo que no conocen y por supuesto mientras existan los adoradores del águila seguirá la campaña del miedo. Se que el águila ha perdido terreno y aquellos que creen en que viene a salvarnos quedarán boquiabiertos cuando cumpla la encomienda de darnos la libertad que nos quitaron hace mas de 100 años.

      ResponderEliminar