NUESTRA CULTURA
Search

Partiré canturreando

Partiré canturreando mi poema más triste
Contaré a todo el mundo que tú me quisiste


Jaime Córdova- Foto de coleccionesyalgomas.blogspot.com
Siempre he conceptuado a Jaime Córdova como un hombre renacentista. Jaime fue pelotero, es publicista, es un excelente conferenciante, un magnífico narrador de anécdotas del deporte, es un cofre de pinceladas fascinantes extraídas de su propio acervo vital, es conocedor profundo y vivencial de la música popular… Jaime es sagaz,  intenso, comprometido con sus causas, eléctrico, pasional, con la mente siempre en altas revoluciones. Y de ese intelecto dinámico y esa actividad vital incesante brota hoy su nuevo libro: Partiré canturreando (Mariana Editores, 2010), título inspirado en la letra del bolero Cuando ya no me quieras de los Cuates Castilla del que es absolutamente inolvidable, para nuestra generación,  la interpretación que hacía Tito Rodríguez en su inimitable estilo.
El atractivo del libro comienza con su acertada portada, una realización artística de Iván Figueroa Luciano, y como si ello fuera poco es también prologado por el muy admirado requintista Rafael Scharrón. Sus 171 páginas abren con unas palabras de agradecimiento de las cuales las dedicadas a la Patria son en sí motivo para meditar un buen rato –“A Puerto Rico, que insiste en esconder su rostro, guardar silencio y en ocasiones es tan difícil de querer, se lo debo todo.”– y la publicación cierra con un útil índice de “temas, nombres, lugares y canciones”. Al agradecimiento le sigue la Introducción, redactada por el propio Jaime, en la que narra sus primeros contactos con la música popular mediante la asistencia desde la niñez a Industrias nativas –programa transmitido por WKAQ radio en el cual su padre Jacobo solía hacer locución–, el Teatro Tapia, la diversidad de la oferta radial, las velloneras… Y desemboca en su propia apreciación de la obra que hoy sale a la luz pública como “unas que otras observaciones de interés que debo haber acumulado en más de medio siglo traqueteando los teclados de cientos de velloneras.”, de las que afirma más adelante en su libro que “las primeras operaciones a corazón abierto se hicieron en las velloneras” de los bares.
Rafael Scharrón, por su parte, resalta en el Prólogo la buena redacción de Jaime –la que pule con el rigor de una abeja–, su entrega al trabajo y la excelencia de textos anteriormente publicados, como Beisbol de corazón, tema del que Jaime sí sabe, como también de muchos otros. Sintetiza certeramente la personalidad del autor en una sola oración: “¡Noble bagaje de humanismo, patriotismo, ternura y compromiso!”- para seguidamente tornarse Scharrón de prologuista a motivador hacia la lectura de Partiré canturreando al canturrear resumidamente las incidencias de algunas de las selecciones que componen al libro de Jaime Córdova.
Entonces da comienzo la aportación propiamente dicha de Jaime Córdova en este libro, la cual divide en dos apartados. En el primero titulado Los alrededores de la música nos habla de Ismael Rivera (Maelo cantaba boleros), de Daniel Santos (La verdadera muerte de Daniel Santos), de la música que se escuchaba en los diversos bares de la Parada 15 en Santurce (Música en la Quince), todo ello entrelazado con significativos fragmentos de nuestra intrahistoria, tan fundamental como componente prístino de la construcción del relato de lo que, en su momento, se constituirá en la historia de un barrio, de un pueblo, de una Nación. En narrativas como la de Daniel Santos y la del largo título de La calle Loíza y la noche que Pepe Castillo cantó el tango “Charlemos” en el cine Savoy, se entremezclan los géneros del ensayo y del cuento para mantener al lector interesado en ávida búsqueda del derrotero final de la trama. En un libro como éste, no podía quedar fuera el emblemático lugar del baile, la música y las orquestas de la época y así El Escambrón resplandece en la enjundiosa descripción que es Tres pistas de baile, que remata con la nostálgica evocación de que todavía pululan por ahí algunas de las parejas que se abrazaron y enamoraron al compás de la música en las pistas de baile de El Escambrón.
La segunda parte del libro nos trae a la actualidad del cronista musical que vive en Jaime, lo que lo lleva a visitar, entrevistar y escribir sobre las glorias de la música popular boricuas. Así el lector participará vicariamente de entrevistas y conversaciones con Rafael Ithier (Ithier histórico), Pedro Flores (Una visita a Pedro Flores), Felipe Rodríguez (Me lo dijo “La Voz”), Andy Montañez (En la vida engaño a nadie)  y dos charlas histórico-musicales con el propio prologuista del libro Rafael Scharrón. Interesantes respuestas a certeras preguntas que desmenuzan y consignan los “pequeños” detalles de la realmente trascendental intrahistoria tan resaltada valorativamente por el español Miguel de Unamuno. Una última pregunta a Felipe Rodríguez, por ejemplo, es “¿Y qué va a pasar finalmente con la música?” La respuesta es sintética,  profética, clara y precisa: “Que volveremos a lo nuestro, la raíz es profunda.”
En una reciente conferencia dictada por el guitarrista y profesor de música Josean López, nos pareció devastador y deprimente el enterarnos de cómo sus investigaciones sobre el conocimiento de la música entre la juventud boricua revelan lo exiguo –por no decir prácticamente nulo– que éste suele ser –triste fenómeno que también se da en muchos profesionales de hoy–. Sin embargo, en este libro de Jaime tenemos una pizca de remedio para el problema al presentarse en él nuestra música, intérpretes y lugares emblemáticos donde ésta resonaba, en un estilo tan ameno, sencillo, claro y atractivo como para atraer a todo tipo de lector, desde los más jóvenes hasta a quienes vivimos algunas de las épocas y circunstancias que Partiré canturreando nos conduce a rememorar nostálgicamente.
Sólo nos resta repetir las palabras con que Rafael Scharrón cierra su Prólogo,  las que intuimos habrán de ser igualmente las de quienes lean con avidez y deleite este regalo que nos hace Jaime Córdova: “Gracias, Jaime.”

Publicado originalmente en Claridad



nanomag

Cultura Común es un centro de difusión, divulgación y debate sobre los asuntos que son comunes. Porque la diferencia, la diversidad, la divergencia y la disidencia nos es común. Desde este espacio se ofrecerá una nueva perspectiva sobre la manifestación cultural puertorriqueña, sus actores, sus protagonistas, y su público. Envianos tu colaboración a info@culturacomun.com


0 thoughts on “Partiré canturreando