NUESTRA CULTURA
Search

Respeto, Justicia y Dignidad: Historia laboral del Parque de la Cavernas del Río Camuy, de Nelson Arnaldo Vera Hernández

POR: RAÚL GUADALUPE DE JESÚS



La historia del movimiento obrero puertorriqueño comienza con los trabajos historiográficos de Salvador Brau, Labor Gómez Acevedo y Luis M. Díaz Soler con su historia de la esclavitud.  No debemos olvidar que la clase trabajadora puertorriqueña tiene sus raíces en los esclavos negros y en los semiesclavos jornaleros del siglo XIX.


La nueva historia de los años de 1970 retoma el tema de la historia del movimiento obrero con trabajos novedosos como los de Ángel G. Quintero, Gervasio L. García, Miles Galvin, en cierta medida algunos trabajos de Fernando Picó.  Desde las filas del propio movimiento obrero también se habían escrito algunas historias como las César Andreu Iglesias y Juan A. Silen. Luego con la hegemonía en el campo de la historia y las ciencias sociales de las teorías del giro lingüístico, el posmodernismo y el fin de la historia el tema se deja a un lado. La historia como disciplina comienza a centrarse en temas a mi entender un tanto abstractos e irrelevantes para el país.  Claro en toda generalización siempre hay márgenes de error.


No obstante, siempre hay historiadores como el autor del libro del cual hoy voy a hablarles, que llenan de esperanza a la historiografía puertorriqueña. Nelson A. Vera Hernández nos relata la épica colectiva de un grupo de trabajadores de la Administración de Terrenos, específicamente los trabajadores de las Cavernas de Camuy, en su lucha por organizarse y constituir un sindicato o unión. En su libro Respeto, Justicia y Dignidad: Historia laboral del Parque de las Cavernas de Camuy publicado por Isla Negra Editores.
En el primer capítulo, Vera Hernández nos ofrece una introducción general sobre la historia del movimiento obrero puertorriqueño hasta la Confederación General de Trabajadores y las acciones sindicales de la UTIER a finales de la década de 1970. La introducción es pertinente para ver en perspectiva y en continuidad la lucha que los trabajadores de la Administración de Terrenos y del Parque de las Cavernas de Camuy llevaron a cabo por organizarse sindicalmente entre finales de la década de 1980 y principios de la década de los noventa.
En los capítulos 2 y 3, Vera nos relata de forma pormenorizada y con fuentes primarias, el compromiso de los trabajadores para con sus centro de trabajo y sus labores en el Parque de la Cavernas de Camuy, y los inicios de la organización sindical. Al principio, la Unión fue derrotada por los trabajadores en las primeras elecciones con la indebida intromisión del patrono. Sin embargo, la consistencia, perseverancia y disciplina sumado a la prepotencia y arrogancia de las acciones patronales llevaron a que la mayoría de los trabajadores apoyaran a la Unión. Cabe destacar la solidaridad de otros sectores del movimiento sindical como la Confederación Puertorriqueña de Trabajadores y la UTIER.
También, se relata de forma detallada las acciones del patrono, y de los trabajadores aliados al mismo, por evitar la organización de la Unión Independiente de Empleados de la Administración de Terrenos, UIEAT. La organización de los trabajadores en sus centros de trabajo es una de la manifestaciones de liberación más importantes que evidencia la lucha de clases. La jornada de trabajo es un tiempo en donde el trabajador, obrero u empleado no dispone de su libertad de pensamiento ni de movimiento. En ese tiempo de trabajo, el obrero pertenece de forma total al patrono, está sujeto a la dictadura del capital como nos enseñara Carlos Marx en El Capital o como expresara Pedro Albizu Campos a la plutocracia extranjera, recordando que el gobierno patrono de nuestro país es extranjero. Marx en el capítulo 8 del primer volumen de El Capital titulado, La Jornada de Trabajo nos dice al respecto:


Nos encontramos, …, con la verdad, harto fácil de comprender, de que el obrero no es, desde que nace hasta que muere, más que fuerza de trabajo; por tanto, todo su tiempo disponible es, por obra de la naturaleza y por obra del derecho, tiempo de trabajo y pertenece, como lógico, al capital para su incrementación.  Timepo para formarse una cultura humana, para perfeccionarse espiritualmente, para cumplir las funciones sociales del hombre, de la vida humana …. ¡todo una pura pamema! En su impulso ciego y desmedido, en su hambre canina devoradora de trabajo excedente, el capital no sólo derrriba las barreras morales, sino que derriba también las barreras puramente físicas de la jornada de trabajo. (207)


Partiendo de la comprensión de ese poder es que debemos entender las acciones violentas del patrono contra los empleados de la Administración de Terrenos.  El patrono no quiere ceder su poder ante la organización sindical colectiva de sus trabajadores. De ahí, que la organización sindical constituya un acto de liberación individual y colectiva de los trabajadores. Como nos dice Vera Hernández en su historia:


El proceso organizativo que realizó la UIEAT fue realizado dentro de un marco de apoderamiento social que enfrentó el poder político, social y económico de la época. Resultó en ofrecer el apoderamiento del pueblo trabajador a través de la UIEAT en momentos que el discurso general hablaba del decrecimiento en ideas laborales. La voz del movimiento obrero a finales del siglo XX fue escuchada a través de la UIEAT. Esta sindical utilizó muy bien el vehículo de reconocimiento que brindaba la Central Puertorriqueña de Trabajadores, para apoderar a unos trabajadores con herramientas oficiales en lo económico y político en la década del 80. (163)


Una de las acciones más violentas del patrono de la AT fue el despido de 18 empleados que conformaron parte de las acciones sindicales en el Parque de la Cavernas. El despido, el dejar sin trabajo a un empleado o trabajador es una de las acciones más violentas pues condenas al ser humano al hambre y a la desesperación. La UIEAT luchó por la reposición de sus empleados pero aún así la huella de la violencia patronal no se borra de la vida concreta material tan fácilmente.


En el capítulo 4, el autor nos presenta de forma detallada a sus compañeros de lucha sindical. Recordando que la historia material la hacen hombres y mujeres de piel y esqueleto.


Hace bien el historiador al plantear la importancia de la organización de la UIEAT. El contexto histórico en que se organiza esta unión no era el más propicio no solo por que las ideas laborales y sindicales no estaban de moda si no por varias razones que apuntaré:


  1. Caída de la Unión Soviética
  2. El auge de las ideas neoliberales en el contexto del gobierno y la academia puertorriqueña.
  3. El auge de ideas como el fin de la historia y el giro lingüístico en donde se daba como ganador absoluto de la humanidad a la economía de mercado capitalista.
  4. Y la saña que los dos partidos coloniales principales de nuestro país han tenido siempre con la organización colectiva de los trabajadores.


Otro aspecto que merece ser anotado es que la UIEAT se organiza como unión independiente antes de la tercera embestida de la AFL-CIO y su sindicalismo corporativo que se generalizó en las uniones de los empleados públicos con la aprobación de la Ley 45. La UIEAT es una de las últimas gestas sindicales heredera del sindicalismo independiente que forjaran líderes sindicales como Pedro Grant desde las décadas de 1960 y 1970.


Invito a la lectura y estudio de este excelente trabajo sobre la organización sindical de los empleados de la Administración de Terrenos, específicamente la lucha de los trabajadores del Parque de las Cavernas de Camuy.  Antes de terminar mis breves palabras, la historia que leemos en el texto de Nelson Arnaldo Vera Hernández no es solo una reconstrucción histórica académica si no que forma parte de su experiencia vital, estoy seguro que ayudó en la formación del ser humano que hoy se gana la vida en un salón de clases de nuestra Universidad de Puerto Rico. Gracias Nelson, por esta historia.

Presentación del libro Respeto, Justicia y Dignidad: Historia laboral del Parque de la Cavernas del Río Camuy, de Nelson Arnaldo Vera Hernández
Librería Isla, 10 de mayo de 2014




nanomag

Cultura Común es un centro de difusión, divulgación y debate sobre los asuntos que son comunes. Porque la diferencia, la diversidad, la divergencia y la disidencia nos es común. Desde este espacio se ofrecerá una nueva perspectiva sobre la manifestación cultural puertorriqueña, sus actores, sus protagonistas, y su público. Envianos tu colaboración a info@culturacomun.com


0 thoughts on “Respeto, Justicia y Dignidad: Historia laboral del Parque de la Cavernas del Río Camuy, de Nelson Arnaldo Vera Hernández